Geografía política e indiferencia

Jorge Luis Serrano Texta

 

Un significativo número de votantes mexicanos indecisos no saben ni les interesa, en plena campaña electoral a la presidencia de la República, dónde está situada Venezuela. Poco les importa también, quién fue Simón Bolívar, cómo fue la conformación de la gran Colombia ni de qué manera usó las gestas heroicas del libertador América, el idolatrado ex presidente Hugo Chávez, para sustentar la nueva Constitución bolivariana y su Constitución moral, la misma que en México un candidato ha propuesto con entusiasmo.

Insinuar una invitación a la lectura y la búsqueda de datos formales a una masa desinformada, evoca inmediatamente la fastidiosa Historia, la aburrida Geografía política que hasta al presidente Donald Trump se le dificulta, pues es notorio que tienen otras cosas más importantes que atender en su vida.

Así, precisamente, reaccionarían todas las personas que están convencidas de que los argumentos – buenos u orientadores – que se escuchan desde hace dos sexenios, al final de cuentas no les dice nada, porque nunca les han dicho nada. Que el apoyo se haya agotado en aquella época de triunfos panistas contra la izquierda y en dos mil doce con el presidente Peña Nieto, fue porque el miedo se instaló en la determinable clase media, que mudó estrepitosamente a la depauperación, gracias a las recetas neoliberales.

Uno de los spots que incidió rotundamente para mostrar al ahora candidato de Morena, como “un peligro para México”, fue aquella entrevista a un modesto pensionado, repetida en proporción a la solvencia de las tesorerías de agrupaciones empresariales – ellas sí espantadas como ahora, por un posible cambio – en la que confesaba su miedo de que su exigua cuenta de ahorro “despareciera del banco”; aquel discurso del militar socialista, que reiteraba su permanencia en el poder hasta el año dos mil treinta, y el fragor de los tambores de guerra.

De la misma manera a millones de seguidores del nuevo adalid de la democracia, no les interesa hurgar en las declaraciones soterradas del diputado de la Asamblea Nacional de Venezuela, Rafael Ramírez, quien presentó un documento del Partido Socialista Unido de Venezuela, en el que se propone financiar a Morena en la Ciudad de México, con el objeto de alcanzar la “solidaridad el exterior”. Cualquier cosa que eso signifique, a legiones de filo tabasqueños, los tiene sin cuidado. El video se hizo “viral” en las redes sociales (Milenio digital 2/2/18), aun así, la denuncia documentada, no tuvo repercusión a nivel nacional. Dice el diputado venezolano, que se trata de exportar el “eje del hambre”.

Solo imaginar cuántas de esas personas han leído la espléndida obra de Gabriel García Márquez, El general en su laberinto, al conocer los números nos quedaríamos pasmados. A estas alturas todo eso es pura paja. Los discursos no llenan el vacío de los convencidos sobre la injusticia y de que la corrupción será desterrada para siempre en este país.

El extenso recuento, no es un lugar común, por supuesto que no, es un muro contra el que se ha estrellado el equipo de campaña del partido oficial y un tanto, la estrategia que lleva a cabo el Frente de Ricardo Anaya, que se construye con lo siguiente: las redes sociales y los jóvenes que votarán por primera vez – a quienes Meade trata de convencer con una broma y bonhomía – ya no creen en las palabras que proponen cambios, prima facie y dos, la mayoría no se entera a través de los medios tradicionales de información como la televisión y los diarios – vehículos serios de análisis – lo que ha generado una enorme empatía hacia la voz que promete acabar con los privilegios de la clase política anquilosada. Una situación de fe.

Esa misma gente sabe que el Ejecutivo pacta con el poder judicial, como se supone lo ha hecho con la propuesta inmoral al Tribunal Electoral del PJF, de otorgar el perdón al señor Jaime Rodríguez a pesar de sus trampas. El Papa Francisco, encuentra inmoralidad en el uso de trolls en las redes. El llamado “Bronco”, necesitó de ellos para engañar al INE. Bajo el principio “garantista” es muy posible la resolución a favor de que el Jaguar guerrerense, Armando Ríos Piter, aparezca en la boleta electoral. En estos días lo sabremos.

De ser así, los artículos de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales que norman la elegibilidad de los candidatos independientes que reunieron requisitos desmesurados, debieron declararse inconstitucionales al momento de su aplicación, pues viola nuestros derechos político electorales fundamentales. Trato igual a los iguales ¿o no?

La estrategia ad homimem resultó fallida. La oposición se posiciona en forma meteórica. Poco se puede especular sobre el debate del veintidós de abril. Abundan elementos válidos para dudar que será una sorpresa.


*Aforismo latino que significa, donde hay sociedad hay derecho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.