Democracia no ayudó al desarrollo del país: analistas

México tiene desafíos muy grandes en diversos rubros como la inseguridad, el desarrollo económico y el combate a la pobreza, pero también construcción de ciudadanía

 

Carlos Hugo Hermida Rosales

 

Jorge Rebolledo Flores

Xalapa, Ver., 04 de mayo de 2018.- Alejandro Monsiváis Carrillo, investigador de El Colegio de la Frontera Norte, mencionó que México tiene desafíos muy grandes en diversos ámbitos como la inseguridad, el desarrollo económico y el combate a la pobreza, pero también en construcción de ciudadanía.

“Gran parte de la ciudadanía mexicana no tiene tolerancia política, y cuando carece de ésta se encuentra más dispuesta a aceptar gobernantes populistas” declaró.

El investigador participó en la Mesa “Un país en crisis. Los problemas estructurales y el sexenio de Peña Nieto”, realizada el 2 de mayo en el Instituto de Investigaciones Histórico-Sociales (IIH-S) de la Universidad Veracruzana (UV), como parte del Ciclo “Una mirada crítica a las elecciones de 2018”.

Este evento que se realiza por dicha entidad académica durante abril y mayo también contó con la participación de José González Sierra, investigador del IIH-S, y Jorge Rebolledo Flores, investigador de El Colegio de Veracruz (Colver).

Alejandro Monsiváis comentó que conforme desciende el nivel de la democracia en México disminuye la satisfacción con ella y crece la indiferencia hacia la misma.

Alejandro Monsiváis

“Para gran parte de la ciudadanía en México hay una actitud general de indiferencia, desapego y desencanto hacia la democracia”, afirmó.

El investigador enunció que los años de experiencia democrática en el país no han sido suficientes para generar en la población un sentido de democracia robusto, que permita que se valoren al mismo tiempo las instituciones electorales gubernamentales y los derechos de la oposición.

“Una de las fallas del proceso de cambio político en México, es no saber construir ciudadanos que tengan experiencia concreta y práctica de lo que es vivir en una democracia que permita el gobierno de las mayorías, pero también la libre expresión de la oposición que no está de acuerdo con éste”, enfatizó.

Jorge Rebolledo expresó que aunque existe una relación entre la democracia y el aumento de la seguridad y la disminución de la corrupción, cuando la democracia llegó a México con el triunfo de la oposición en las elecciones presidenciales del año 2000, estos beneficios no se vieron reflejados.

“En México la llegada de la democracia con el cambio de siglo no representó una disminución de los índices delictivos, corrupción e impunidad”, aseguró.

José González Sierra

El investigador comentó que sin un poder centralizado totalitario el primer presidente mexicano de oposición tuvo que negociar, y para ello decidió comprar voluntades con recursos monetarios.

“Para llegar a acuerdos se repartía dinero, y así el gobierno en el poder y la oposición se volvieron cómplices, situación que ha persistido hasta el día de hoy”, declaró.

Jorge Rebolledo aseguró que esta situación catapultó los niveles de impunidad e índices delictivos, los cuales nunca antes se habían visto.

“El siguiente presidente de la República continuará con esta problemática pues no existen soluciones inmediatas que puedan remediarla, la única opción posible es erradicar esta práctica de raíz”, manifestó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s