El Derecho es el mínimo amor

Jorge Luis Serrano Texta

 

Ayer se cumplieron 339 años, desde que el Parlamento inglés aprobara el Habeas corpus Act, una de las instituciones jurídicas más relevantes para la protección de las libertades individuales.  El 12 de julio de 1859, Benito Juárez promulgaba desde Veracruz, la Ley de Extinción de Órdenes Monásticas y Bienes Eclesiásticos, ante el asombro de las naciones.

Ambos hechos, son emblemáticos: el primero un reconocimiento a los derechos humanos que son inherentes al hombre, y el segundo, un acto jurídico que decreta el posicionamiento del laicismo en nuestra constitución. Ninguna de estas efemérides – y su fondo histórico –  fueron consideradas para la memoria de la gentil distinción en México, a los profesionales del Derecho en ese día.

Hay importantes registros en el libro para rendir homenaje a las mejores causas, pero a nivel nacional todo lo arropa el pragmatismo. La cultura de la legalidad, no alterna en la tertulia de los mexicanos.

La celebración en México de El Día del abogado tiene su origen en la propuesta que hizo Federico Bracamontes, a la sazón director de Diario de México, al Presidente Adolfo López Mateos, porque el día 12 de julio de 1533 se estableció en la Nueva España la primera cátedra para la enseñanza del Derecho y se dictaron las primeras Ordenanzas de Buen Gobierno” y el 12 de julio de 1553, Bartolomé de Frías y Albornoz leyó la Prima de Leyes, como una introducción a los principios fundamentales del Derecho Romano (José Olguín, SDP noticias.com).

En esa tesitura, comparto con ustedes amigos, el siguiente esbozo sobre la seducción de la Jurisprudencia en la obra de uno de mis más apreciados doctrinarios, el jurista Rolando Tamayo Salmorán, que desmenuzo del libro Razonamiento y argumentación jurídica (iij UNAM).

Dice el maestro en su ensayo Regula iuris después de interpretar los Segundos analíticos en el que Aristóteles demuestra que el conocimiento científico es un proceso, una sucesión de “movimientos” que realizan los científicos, apoyados en los principios básicos de la ciencia, como hipótesis, axiomas y definiciones, que el significado del Derecho, consiste en el origen de la Regula Iuris: Regula: primeros principios; Regulae, como proposiciones generales. Coincide con el significado que proviene de Norma en latín “escuadra” (instrumento), y que culminaría en la objetiva “hecho a escuadra” o Normalis, lo que al final emparenta con el vocablo regere. Éste a su vez, proviene de rego, is ere, rexi, rectum, del sánscrito raj, “dirigir”, “conducir”. Como en regere clavum (llevar el timón); regir, gobernar, como en “regere rempublicam” (gobernar la República). Norma es en cierto sentido un patrón, el modelo, la medida geométrica. El uso geométrico se extiende metateóricamente en la conducta humana.

Sostiene el jurista que el Derecho se crea a partir del principio (regula), que es la descripción sucinta de lo que una cosa es (quoe rem quoe est). Sin embargo, no es en virtud del principio que el derecho se crea; es el derecho (positivo) de donde el principio es obtenido. El principio realiza la descripción resumida de las cosas y, como sostenía Sabinus, esa es su razón de ser, tanto que si en algo está viciado pierde su función (no vale).

Cómo no estar de acuerdo con el catedrático en su espléndida disertación sobre quién crea el derecho porque indudablemente los jurisprudentes crearon un cuerpo de formulae (conceptos, definiciones y rituales), con los cuales procedían a “la lectura del Derecho”. Esta dedicación profesional es conocida como interpretatio o disputatio fori. La Jurisprudencia es una herramienta de la razón práctica, de la prudentia; la prudentia iuris. “La Jurisprudencia es la ciencia de la aplicación del Derecho, la manera de razonar qué hacer en derecho”.

Por lo tanto, y nada se le podría escatimar al autor en su magnífico ensayo   pues a lo largo del texto, podemos encontrar un perfecto encuadramiento a la norma fundante y también la razón de ser del Estado, por que continúa postulando que el Derecho es un lenguaje, el lenguaje del “legislador” (si así lo entendieran nuestros legisladores plurinominales), quien hace uso de un lenguaje para que alguna conducta humana sea hecha u omitida. El Derecho se cumple porque su carácter es coactivo.

¿Para qué sirve el Derecho?: definitivamente para evitar que el hombre retroceda al estado primitivo. Debe servir sustancialmente para armonizar el entorno jurídico, político, económico y social del hombre. De ahí que siempre se aluda al Estado de derecho.

Me parece que el carácter teleológico del Derecho pugna por alcanzar la felicidad del hombre. En los países escandinavos la cultura de la legalidad es raigambre asombrosa, y ha influido en los estudiosos de la sociología jurídica que definen al Derecho de manera singular:

“El Derecho es el mínimo amor”.


*Aforismo latino que significa, donde hay sociedad hay derecho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.