López Obrador presenta dos opciones sobre viabilidad del NACM

Benjamín Domínguez Olmos

* Pueblo decidirá sobre este asunto “complicado, difícil y heredado”
* Viable, construirlo en Texcoco; y concesionar parte o todo a la IP
* Grupos Carso, Prodemex, La Peninsular e ICA, edifican terminal

Andrés Manuel López Obrador presentó el dictamen técnico sobre la viabilidad del Nuevo Aeropuerto Internacional de México con dos opciones: continuar con la construcción en Texcoco o detener la obra y construir dos pistas en la Base Aérea de Santa Lucia.

El presidente electo llamó al pueblo mexicano apara que le ayude a resolver sobre este asunto que calificó de “complicado, difícil y heredado, pero que tenemos que enfrentar de la mejor manera posible”, mediante una consulta pública en octubre próximo.

En tanto que Javier Jiménez Espriú, próximo secretario de Comunicaciones y Transportes, informó que ambas opciones tienen puntos a favor y en contra, por lo que es necesaria una consulta con especialistas y ciudadanos, pero precisó que de acuerdo con el Instituto Tecnológico de Massachusetts no es viable operar dos aeropuertos de manera simultánea como sería con la segunda.

Sobre la primera alternativa, expresó que tiene a favor la cercanía a la capital del país, que permitiría crear un gran centro de operaciones y de proyección internacional, amén de que existe el financiamiento al 75 por ciento de la inversión y hay posibilidades de financiar el resto con ingresos de los aeropuertos actuales.

Destacó que el proyecto ya existe; que la obra tiene un avance de 31 por ciento, y que la terminal aérea también tendría mayor capacidad en el lejano plazo.

Informó como inconveniente mayor costo de construcción, que se ha incrementado de 169 mil millones de pesos en 2014 a 300 mil millones de pesos a este año; altos costo de mantenimiento aún por determinar, retraso de cuatro años en la construcción, y riesgo en el inicio de operaciones, ya que se debe “encender un aeropuerto y al mismo tiempo “apagar” el otro.

También refirió en contra el impacto ambiental, como la transformación del Lago Nabor Carrillo, y de incrementos en tarifas aeroportuarias que repercutirían en los costos del pasaje.

Sobre la construcción de dos pistas en Santa Lucía y continuar con la operación del actual aeropuerto, expresó que tendría menor impacto para la Ciudad de México, menos costos de construcción y mantenimiento, y se fortalecería el sistema aeroportuario del Valle de México.

Pero reconoció el próximo titular de la SCT que este proyecto implica desafíos, pues de acuerdo al dictamen de Mitre, organización de Investigación en Sistemas Avanzados de Aviación, del ITM, la operación simultánea de los aeropuertos de Santa Lucía y el “Benito Juárez”, no es viable.

También comentó que la operación separada de dos aeropuertos generaría incrementos de costos y operación para las aerolíneas así como incomodidades a los usuarios, amén de que el costo de la cancelación del nuevo aeropuerto por las inversiones que ya se hicieron sería de 100 mil millones de pesos.

A partir del lunes 20, por los medios de comunicación, se informará sobre las dos opciones y se les solicitarán espacios suficientes para difundir las opiniones y propuestas sobre el tema, para en septiembre realizar los foros de discusión, y en la última semana de octubre la consulta para recoger la opinión de los ciudadanos.

López Obrador dejó claro que no se elimina la posibilidad de la concesión ya que en caso de que se determine seguir con la construcción del aeropuerto en Texcoco “faltarían recursos y estos se podrían obtener concesionando parte o la totalidad del aeropuerto para que no le cueste al erario”.

Y acotó:

“Jiménez Espriú estará como observador en todo el proceso “hasta el día que se decida sobre lo que más va a convenir; va a seguir en comunicación con las autoridades actuales, es algo que voy a solicitar de manera respetuosa al presidente Enrique Peña Nieto”.

Así las cosas, lo más probable, en opinión del columnista, continuará la construcción del nuevo aeropuerto de Texcoco y se abre la posibilidad de que empresarios mexicanos participen como concesionarios.

Comentarios a vuela pluma

Dato cultural: la revista Expansión, en nota de Ana Valle publicada en su edición del 6 de enero de 2017, informó que “el consorcio integrado por Grupo Carso, de Carlos Slim; Prodemex, de Olegario Vázquez; La Peninsular, de Carlos Hank; ICA, de Bernardo Quintana, y las españolas Acciona y FCC, obtuvo el contrato para la construcción del edificio terminal del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, el mayor contrato adjudicado hasta ahora para el proyecto. El puntaje total del consorcio fue de 95.66 puntos entre propuesta técnica y económica, mientras que su oferta económica por 84,828 millones de pesos fue la más baja (sin contar IVA) de las presentadas por los dos consorcios participantes. En el evento del fallo de la licitación pública internacional realizado por Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México, se especificó que la empresa obtuvo un puntaje técnico de 45.66 puntos. El contrato es el mayor que se ha adjudicado de obra pública para el nuevo aeropuerto y representa 48% de la inversión total contemplada para el aeródromo”.


En la fotografía de portada: Olegario Vázquez, Andrés M. López, Carlos Slim Helú, Carlos Hank

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.